ue fse pequena
Enseñanzas cofinanciadas:
 FP BÁSICA 
 Fondo Social Europeo
 "El FSE invierte en tu futuro"

Departamentos

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

¿Qué hacer para mantener la concentración?
      L
a concentración es la atención en su máximo grado. Consiste en centrar tanto la atención en una tarea que el resto de las circunstancias del entorno quedan ignoradas e incluso anuladas para la percepción del sujeto que se halla concentrado.  

      Para rendir en los estudios, a nivel apreciable, se requiere más que atención: has de  estar concentrado. Si te encuentras motivado para estudiar, porque encuentras interesante el tema que tienes delante o por hallarlo útil para tus proyectos de futuro, te resultará más fácil concentrarte. En caso contrario, habrás de realizar un mayor esfuerzo para conseguirlo.

 

  He aquí algunas recomendaciones que pueden ser útiles para incrementar tu nivel de concentración:

1. Los principales enemigos de la concentración son los distractores internos o externos que disminuyen tu grado de atención y terminan alejándola del estudio. Diseña actitudes para combatirlos, cualesquiera que sean sus causas, y procura que tu mente no tenga que dividirse para atender al mismo tiempo a dos tareas diferentes.

2. Planifica tus horas de estudio y de descanso. No estudies varias horas continuadas, porque conseguirías fatigar tu cuerpo y tu mente, y pronto disminuiría tu nivel de atención. Tras cada hora de estudio descansa durante el tiempo que consideres prudencial. El proceso de atención tiene una curva de manera que cuando se lleva un tiempo decae. Por ello, es conveniente intercalar descansos para recuperar la concentración. Esos tiempos de descanso pueden ser por cada hora u hora y media de estudio, unos minutos de descanso -entre cinco y diez- . Así, tus neuronas se recuperarán y estarán de nuevo listas para reemprender el estudio.

3. No adoptes una postura de estudio excesivamente cómoda, pues al poco tiempo tus ojos estarán fijos en el libro y tu mente en otro sitio. Adopta la postura recomendada y aplica las técnicas activas que se describirán; ellas te mantienen en actividad, hacen que adoptes una actitud vivencial con respecto al tema y dan sentido a tu actuación. Estas condiciones incrementarán tu motivación y permitirán que te mantengas alerta y concentrado durante mucho tiempo.

4. Mantén el adecuado grado de tensión psicofísica: "concentración relajada". Un exceso de tensión te excitaría, te volvería nervioso e inquieto y sería perjudicial para lograr mantenerte concentrado. Un exceso de relajación te produciría somnolencia, uno de los peores enemigos de la concentración.

5. Procura que la habitación de estudio tenga las condiciones adecuadas, y aleja de tu vista todo cuanto pueda distraerte: fotos, recortes, revistas, periódicos, recuerdos, teléfono, televisión, etc.

6. Usa, si es posible, siempre la misma habitación y los mismos horarios de estudio. Se creará en ti una especie de reflejo condicionado y, cuando a la hora marcada te acerques a ella, te sentirás invitado al estudio. Poco será entonces el esfuerzo que hayas de realizar para comenzar a estudiar y adquirir pronto el nivel de concentración adecuado.

7. Procura resolver previamente tus problemas personales y tus otras tareas, ya que la tarea inacabada causa preocupación y fija la atención, por lo que se producirán interferencias en tu concentración. Si no te es posible resolverlos antes, anótalos y, fija el momento en que te ocuparás de ellos, así te sentirás más tranquilo y podrás concentrarte mejor. A veces, los problemas o conflictos son tan importantes que no hay forma de que dejen de preocupar, aun habiendo tomado las anteriores precauciones. Tendrás que intentar concentrarte, a pesar de ese inconveniente. Lo lógico es que tu nivel de concentración, en esos casos, sea inferior al habitual; pero, conforme pase el tiempo y vayas resolviendo los problemas, notarás cómo logras la concentración deseada.
Para sujetar la imaginación lo que podemos hacer es utilizarla en el estudio: en vez de hacer el esfuerzo de cambiar de pensamientos y empezar de nuevo cada vez que se nos va, hay que poner la imaginación en cada tema de estudio. Si está con volcanes, que se imagine cómo son, la lava que echan, etc. Eso ayuda también a que se grabe mejor las lecciones.

8. La monotonía es uno de los peores enemigos de la concentración, elimínala introduciendo amenidad en tus horas de estudio. Cambia de actividad, dedica parte del tiempo a leer y subrayar, parte a esquematizar, a realizar un trabajo, a ordenar y a revisar los apuntes, etc. También puedes cambiar de asignatura para dar a tu mente el estímulo necesario para mantenerse atenta.

9. Recompensa tu concentración en el estudio otorgándote un premio durante los descansos. Fuma el cigarrillo que deseabas, bebe el café que te apetecía, toma un caramelo o un vaso de agua, ve al servicio, sal a respirar, etc. Si condicionas la satisfacción de tus apetencias al mantenimiento de un nivel de concentración y de un tiempo dedicado al estudio, pronto comprobarás que es fácil automotivarse y estudiar lo deseado. No recompenses la baja concentración, el aburrimiento y el nerviosismo dejando de estudiar y saliendo a estirar las piernas o tomar algo, porque se creará un reflejo condicionado y tenderás en lo sucesivo a desmotivarte y desconcentrarte. Utiliza la recompensa sólo cuando hayas terminado una tarea o una sesión de estudio, así te sentirás más motivado para seguir hasta terminarla.

10. Procura que despierte tu interés por los temas que has de estudiar. Si éstos dejan de ser una penosa obligación y los contemplas desde su futura utilidad o como satisfacción de la curiosidad, tu concentración durante su lectura y estudio está asegurada. También ayuda mucho tener claras las metas. No cabe duda que cuando algo queremos de verdad y lo proponemos como meta a conseguir, movilizamos todos los recursos que tenemos para tratar de alcanzar esa meta. En la medida que tengamos más claras nuestras metas en el estudio, más concentración tendremos para conseguirla.

11. Al inicio de la sesión de estudio resulta más difícil concentrarse. La curva de la concentración durante los primeros minutos es baja; luego llega a su grado máximo y, finalmente, decae a causa de la fatiga. Para lograr cuanto antes el grado de concentración inicial deseado, debes hacer un esfuerzo inicial superior y puedes recurrir, también, a las técnicas de concentración.

12. Procura relajarte a través de alguna técnica conocida, así conseguirás aminorar los ritmos de tu cuerpo y de tu mente hasta el nivel deseado. Cuanto más relajado te encuentres, más fácil te resultará concentrarte.

13. Ensaya algún ejercicio de concentración mental. Se han descrito cientos de ellos, inspirados en las técnicas orientales del yoga. A continuación se exponen algunos; ensáyalos y practica el que mejor se adapte a tus características.


  •  Imagina una figura geométrica, por ejemplo, un triángulo equilátero con un ángulo arriba y dos abajo. Recorre con tu mente sus tres lados; imagínate al triángulo introducido en un círculo, recorre la línea del círculo, borra el círculo de tu imaginación, concéntrate de nuevo en el triángulo y recorre sus lados; encoge los lados del triángulo hasta reducirlos a un punto central. Despierta, seguro que te has relajado, has conseguido centrar tu mente y la has alejado de los distractores que la atraían.

  •  Otra técnica muy utilizada consiste en que te imagines un paseo por un lugar que te traiga agradables y relajantes recuerdos. Imagina un paseo por el parque, contempla el riachuelo, los patos, los árboles, el caminito que conduce al estanque, etc.
  •  Observa un objeto que esté cerca de ti (un cuaderno, una lámpara..); míralo despreocupadamente, sin darle mucha importancia; a partir de ahora empieza a analizarlo con todo detalle (su color exacto, la sombra que refleja...). Así estarás durante un minuto.

  •  Cierra los ojos y adopta la postura sentado, la cabeza y la espalda en línea recta, las manos en los muslos y las piernas en ángulo recto. Mira tu cuerpo mentalmente, piensa en cada cosa que pasa dentro (la respiración, el fluir de la sangre, el bombeo del corazón..). Poco a poco, deberás ir distinguiendo cada sonido aisladamente. Permanece atento a cada sonido y sensación (ahora al corazón, luego a los pulmones...) durante 2 minutos.
  •  Respira lenta y profundamente y procura concentrarte en los diferentes tiempos de tu respiración: inhalar, mantenerse durante cuatro segundos, exhalar y mantener el aire durante ocho segundos; mientras lo haces imagínate que por tu nariz entra aire muy, muy puro, de color cielo, purificador y cuando lo eches piensa que el aire que sale es un aire contaminado, tenso... Después de quince o veinte respiraciones te sentirás más relajado y concentrado y estarás preparado para comenzar a estudiar.
  •  Otro modo del  "calentamiento mental" previo que exige el estudio  consiste en dedicar varios minutos -no más de cinco- a tachar letras que nos hemos propuesto en una hoja de periódico, p.e. las "a" que encontremos o las "o", para después a continuación pasar a la actividad que tengamos prevista. O podemos trabajar mentalmente series de números y letras combinándolas, p.e. sea la serie 1 2 3 4 A . Se trata de ir corriendo la letra A hasta la izquierda, así :


      1 2 3 A 4 / 1 2 A 3 4 / 1 A 2 3 4 / A 1 2 3 4

      Estas series se pueden complicar interviniendo más letras o números.
      Después de haber ensayado éstas u otras técnicas de concentración, en las que has invertido pocos minutos, te encontrarás más preparado para comenzar o reanudar tus estudios y llegar en poco tiempo al grado de concentración en los mismos que deseabas conseguir.
      Existen diversos materiales para el desarrollo de la capacidad de concentración. Dos programas, comerciales y estructurados son:

  •  Métodos de estudio y concentración. CD interactivo. ILVAM
  •  Fuerza de voluntad, planificación y control. Cuaderno de trabajo. Ed CEPE

Fuentes.- Texto base adaptado a partir de:

- SALAS PARRILA, M. Técnicas de estudio para enseñanzas medias y universidad. Capítulo 3: Factores internos. Alianza, Madrid. 1993.


IES Gabriel y Galán
Dpto de Orientación

 

Agenda

Junio 2017
D L M X J V S
28 29 30 31 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 1

Logos

  • Primer Logo Centro
    Primer Logo Centro
  • Actual Logo Centro
    Actual Logo Centro
  • Logo Comenius
    Logo Comenius
  • Comenius
    Comenius
  • Escuel. sin racismo
    Escuel. sin racismo
  • Fondo Social Europ.
    Fondo Social Europ.
  • Sección Bilingüe
    Sección Bilingüe

Imágenes al azar

Frase del Día

No es lo que tu tienes, sino como usas lo que tienes lo quemarca la diferencia. Zig Zigla